El francés marca a cuatro minutos del final para empatar el tanto de Pepe y comprometer la pelea del Real Madrid con el Barcelona por el título de Liga
Fecha/Hora: 09-04-2017 10:27:59

Griezmann mete al Real Madrid en un lío

Foto 01:


CADENA SER


Otra vez Giezmann. Por eso gusta a todo el mundo, porque es capaz de cambiar cualquier partido. Hoy ha podido cambiar incluso la marcha de esta Liga que lleva meses liderando el Real Madrid pero que ahora se le complica a los blancos con este empate ante el vecino y a falta de ver lo que hace el Barcelona en casa ante el Málaga.

Volvió a ser un duelo táctico entre dos rivales que se conocen a la perfección y que venían de cinco victorias consecutivas en Liga y con la ilusión de tener cerca los cuartos de final de la Champions.
Los dos entrenadores eran conscientes y sacaron a los onces que todos sus hinchas consideran de gala. Ese once blanco en el que Isco tiene dificultades para entrar y el rojiblanco en el que Torres entra cuando el rival es el Madrid (y más si está lesionado Gameiro). Quizá la única novedad de los rojiblancos es que Koke apareció por el centro dejando el lado izquierdo a Saúl.
FICHA
Real Madrid 1: Keylor Navas; Carvajal, Pepe (Nacho, m.67), Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Isco, m.76), Modric; Bale (Lucas Vázquez, m.81), Cristiano Ronaldo y Benzema.

Atlético de Madrid 1: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Saúl (Correa, m.62), Carrasco (Giménez, m.86); Griezmann y Fernando Torres (Thomas, m.78).

Goles: 1-0, m.52: Pepe. 1-1, m.85: Griezmann.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Amonestó a Casemiro (37) y Carvajal (87) por el Real Madrid; y a Saúl (51), Godín (61) y Koke (88)por el Atlético.
Fue un encuentro táctico desde el primer momento, un duelo de dos equipos que se conocen a la perfección y que se respetan al máximo. Los choques de las últimas temporadas, con títulos y títulos en juego, están ahí.
El primer aviso lo puso el Atlético con un servicio de Koke que Saúl peinó sin llegar a poner en aprietos a Keylor Navas. Luego hubo un intercambio de golpes en el que participaron Bale, tras un centro de Marcelo, y Carrasco, que sirvió un centro desde la derecha al que no llegó Torres.
El partido no tenía dominador. A pesar de que los dos equipos buscaban la seguridad en el pase se acercaron con cierta facilidad al área rival. En una de esas, Cristiano Ronaldo probó suerte sorprendiendo con un disparo por bajo que Oblak atajó con mucha seguridad. El portero esloveno del Atlético calentó en esa jugada las manos. Falta le iba a hacer en los siguientes minutos.
Navas salva una ocasión del Atlético en la primera parte.
Navas salva una ocasión del Atlético en la primera parte. / Mariscal (EFE)
Porque Marcelo llamó la atención de la grada pidiendo más apoyo y el Madrid tocó la corneta cuando el partido estaba a punto de cumplir la primera media hora. En una gran pared entre Benzema y Cristiano el francés armó un disparo con la diestra que sacó muy bien el meta colchonero. Después Savic tuvo que sacar debajo de los palos un disparo de Cristiano que era medio gol. Bale también cabeceó un balón que se encontró de nuevo al último Zamora rojiblanco.
Dejó pasar esas ocasiones el Madrid ante un Atlético al que nunca es fácil doblegar. Ya no es ese equipo que cierra con todo, pero sigue siendo un ejemplo de disciplina táctica que siempre hace que el rival vea el partido muy cuesta arriba. Porque si algo sabe hacer el conjunto de Simeone es saber esperar su momento.
Y a punto estuvo de llegar cuando Sergio Ramos perdió un balón en un pase defectuoso que interceptó Griezmann. El francés metió la directa presionado por Pepe y, antes de perder el aire que le quedaba, disparó desde fuera del área para probar a Keylor Navas. El portero costarricense acertó en una tarde en la que se le volvió a ver más nervioso de lo recomendable.
El partido tocó el descanso dejando buenas sensaciones a todos. Porque el Madrid tuvo su momento, pero el Atlético también se fue al vestuario orgulloso de su trabajo. Pero con la Liga en juego el equipo blanco no quiso dejar pasar los minutos y buscó el gol en los primeros minutos de la segunda mitad en dos ocasiones en las que intervino la cabeza de Cristiano. Primero en un cabezazo cruzado. Después, en una dejada a Benzema en la que Oblak volvió a lucirse tapando todos los espacios a Benzema.
Pepe celebra su gol al Atlético.
Pepe celebra su gol al Atlético. / Gonzalo Arroyo Moreno (Getty Images)
Y cuando todos esperaban que Cristiano, Benzema y Bale se acercaran al gol, este vino de un cabezazo de Pepe. Lanzó una falta desde la derecha Kroos y el defensa cabeceó a un lugar imposible para el portero del Atlético. Otra vez el Madrid hacía daño al Atlético a balón parado a pesar de que la fama en esta materia la tienen los de Simeone.

Con 35 minutos por delante el partido se ponía de cara para el Real Madrid, que había conseguido lo que no pudo hacer en la primera parte: aprovechar sus ocasiones. Los blancos quisieron acabar la tarea sabiendo que una diferencia de un gol no es buena renta ante el vecino. De hecho, el Atlético parecía fuera del partido y Saúl volvió a llamar la atención de Navas con un disparo desde muy lejos. Y luego Keylor se sacudió los nervios tapando todos los espacios a Fernando Torres en un mano a mano. Correa entró en ese momento por Saúl y Nacho lo tuvo que hacer por Pepe después de que se lo llevara por delante su compañero Kroos.
Quedaban 15 minutos y Griezmann sorprendió con una chilena que el árbitro invalidó por fuera de juego. En ese momento entraron al campo Isco y Thomas por Kroos y Fernando Torres. Después, con diez minutos por delante, Lucas entró por un Bale que no hizo su mejor partido con la camiseta blanca. Cambiaron poco los repuestos.
El tiempo fue pasando y el Madrid supo controlar el encuentro a pesar de que el Atlético estaba obligado a buscar la portería contraria para empatar. Y cuando todo el mundo alucinaba viendo a Cerci calentar para salir, Correa encontró a Griezmann, que solo delante de Navas hizo el tanto del empate. Gran centro del argentino y enorme el francés levantando la cabeza para hacer el tanto del empate. Cerci se sentó y Giménez se preparó para salir. Quedaban cuatro minutos para el final.

Otros cuatro hubo de descuento, en los que al Madrid le faltó energía para ir a por la victoria. De hecho, el Bernabéu temió que un nuevo latigazo rojiblanco hiciera el escenario todavía más oscuro. Al final, el empate le obliga a seguir peleando por la Liga hasta el final contra el Barcelona. Y todo, por culpa del hombre que últimamente se está acostumbrando a dejar al Bernabéu con una mueca.


www.newsespana.es es el portal de actualidad y noticias de la Agencia noticias españa.
© 2013 noticias españa.

Esta página ha sido visitada 17.376.783 veces