News España 2015
El alcalde lamenta que estas circunstancias «generan entre los bañistas la duda de si se trata de un problema de contaminación»
Fecha/Hora: 02-09-2017 12:03:22

Malestar vecinal en Los Alcázares por los peces muertos en la orilla y el vertido de aguas fecales

Foto 01:

LA VERDAD

Los vecinos de la playa de El Espejo y alrededores no ganan para sustos y malos olores. Anteayer, jueves, la Comunidad Autónoma ordenó cerrar la playa al baño a causa de un vertido de aguas fecales del que aún se desconoce el origen. Unas 20 horas más tarde, ayer viernes por la mañana, la orilla apareció salpicada de peces muertos, todos de la misma especie y tamaño: doradas de talla reducida. «No había muchas, unas 20 o 30 por la orilla, pero no sabemos por qué ocurre esto. Solo lo que hemos vivido, que desde 48 horas antes bajaban calle abajo las aguas de lluvia cargadas de excrementos, con un olor insoportable», explica el presidente de la Asociación de Vecinos de la Plaza de El Espejo y Adyacentes, José Merino, quien este verano reniega de la playa donde han veraneado ya varias generaciones de su familia.

«Heces y peces muertos. Es lo que tenemos porque se están terminando de cargar el Mar Menor, donde mis hijos, que ahora tienen 50 años, jugaban con los caballitos de mar y los pececitos en la orilla», lamenta Leonor, una vecina de El Espejo, que ha decidido adelantar el regreso a su casa habitual tras el episodio de las aguas fecales. Los vecinos creen que «no hay un desagüe eficaz, porque hace varias décadas éramos pocos vecinos, pero han hecho edificios y no han mejorado las cañerías».

Los dos episodios, aunque sucedidos en un plazo de escasas horas, no tienen relación alguna. El vertido de aguas fecales no ha resultado ser la causa de la mortandad de las doradas que ayer vieron los vecinos, arrastradas hasta la orilla. Para el director general del Mar Menor, Antonio Luengo, «no hay duda de que no se trata de una muerte por contaminación alguna, ya que todos los peces muertos son doradas y del mismo tamaño, y no hay un origen tóxico conocido que ataque solo a una especie. Si el origen fuese la contaminación, habrían aparecido otras especies muertas».

«Los furtivos calan las redes y, si van a los tres días y se encuentran a todos los peces muertos y ya inservibles, pues los arrojan al mar», se queja el secretario de la Cofradía de San Pedro del Pinatar

El responsable regional señala a los descartes realizados por pescadores furtivos como causa más posible. «Esos descartes los hacen de forma continua y se quedan enganchados en las redes antimedusas. De hecho han aparecido ya en estado de descomposición, y con el viento de Levante se han desprendido de las redes y han aparecido en la orilla», explica Luengo, quien ayer se acercó a Los Alcázares para comprobar la situación de la playa, aún con bandera roja.

Daño a la imagen

El alcalde, Anastasio Bastida, criticaba ayer la práctica de los pescadores que arrojan los peces muertos al Mar Menor, en lugar de llevarlos a la costa y depositarlos en un contenedor. «Tendremos una reunión con el consejero de Cultura, Turismo y Medio Ambiente, y le expondremos este problema, que se repite cada cierto tiempo y genera la duda entre los bañistas acerca de si se trata de un problema de contaminación», indicó el primer edil.

Para la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar, que agrupa a todos los armadores y marineros de la laguna, el problema de los peces muertos tiene responsables conocidos: los pescadores furtivos, a los que vienen denunciando desde hace años. Son su caballo de batalla, porque no solo les roban la pesca y les rajan las redes, sino que vulneran los tiempos de veda y extraen especies fuera de temporada, a un tamaño por debajo del permitido por ley.

La connivencia de algunos restauradores, que les compran pescado y marisco a menor precio, les permite mantener este negocio de economía sumergida, con una mercancía que no pasa los controles de seguridad alimentaria ni paga impuestos, en clara desventaja con los pescadores regulados.

Se suma además el perjuicio que ocasionan sobre el equilibrio de las especies, por ejemplo, capturando ya desde hace semanas langostinos del Mar Menor cuando aún no ha terminado la veda.

Pescado analizado

«Los pescadores de la Cofradía están ya concienciados y avisados de que no es una práctica permitida», afirma el secretario de la Cofradía, Francisco Rodríguez. Denuncia que «los furtivos utilizan enmalles más cerrados para pescar peces más pequeños de los permitidos; por eso los que aparecen muertos son de talla menor».

Los pescadores saben que «los furtivos calan las redes y, si van a los tres días y por el calor y la falta de alimento se encuentran muertos e inservibles todos los peces que han capturado, los arrojan al mar».

«Los pescadores profesionales usan enmalles más abiertos», asegura Rodríguez, quien aporta la denuncia que la Cofradía presentó el pasado 21 de agosto ante la Consejería de Agricultura y Pesca sobre la presencia de furtivos en la cubeta sur del Mar Menor, justo donde se ha registrado la marea de peces muertos. En la misma instancia reclamaba más vigilancia para atajar los problemas de los furtivos y de la venta de su mercancía fuera de controles y análisis. La Cofradía y los técnicos de Sanidad Alimentaria realizan a diario análisis del pescado del Mar Menor extraído de diversas orillas.

Para evitar actuaciones no permitidas y que pueden generar más daños a la laguna, el director general del Mar Menor adelantó ayer que la Consejería de Cultura, Turismo y Medio Ambiente prepara un servicio de vigilancia que entrará en funcionamiento este otoño. Ya se han iniciado los trámites para la adquisición de una embarcación propia, en la que se utilizarán sistemas electrónicos de vanguardia para el control de toda actividad en el Mar Menor. Los responsables de este nuevo servicio transmitirán a la Guardia Civil cualquier actuación anómala y al margen de la ley.


www.newsespana.es es el portal de actualidad y noticias de la Agencia noticias españa.
© 2013 noticias españa.

Esta página ha sido visitada 22.209.295 veces